Trabem Blog

Artículos sobre cómo aumentar la productividad de las clínicas de salud y últimas noticias del sector. 

Diferencias entre Cloud Computing y SAAS

Descubre las diferencias entre Cloud Computing y SAAS. Aunque pueden parecer lo mismo, no son iguales, pero están relacionados.  

Cloud Computing y software como servicio (SaaS) son dos términos que ahora mismo están muy de moda. 

Al evaluar diferentes opciones de tecnología para administrar su clínica, verá descripciones como basado en la nube, alojado, SaaS, IaaS o PaaS.

Es importante comprender estos términos porque sus diferencias afectan la forma en que interactúa con las diferentes tecnologías que usa todos los días.

Entonces, ¿qué significan realmente estos diferentes términos?

¿Qué es el cloud computing?

El cloud computing (o denominada nube o basada en la nube) y SaaS (software como servicio) están estrechamente relacionados, pero son términos diferentes. Lo explicaremos más en profundidad más adelante. Primero, definiremos cada uno. 

El software basado en la nube ya no es una tecnología emergente y disruptiva. Es convencional y lo usas todos los días, lo sepas o no. 

Las aplicaciones comerciales basadas en la nube van desde software organizacional como Trello y Slack hasta sistemas ERP y proveedores de correo electrónico como Mailchimp

Entonces, ¿qué es la nube? La nube se puede considerar como Internet.

Si estás utilizando un software basado en la nube, puedes usar Internet (la nube) para acceder a ese software cuando y donde quiera que esté.

Solo necesitas una conexión a Internet y la capacidad de iniciar sesión en el sistema a través de un navegador web. Puedes estar en un ordenador de escritorio, teléfono o PC. Puedes estar en la oficina, en casa o en el aeropuerto. No importa, siempre y cuando tengas WiFi.

En términos técnicos, el cloud computing es la disponibilidad bajo demanda de los recursos del sistema informático como servidores, almacenamiento, bases de datos, redes, etc. Hace que los centros de datos estén disponibles para muchos usuarios a través de Internet.

Cloud computing versus TI tradicional 

Antes del cloud computing, las empresas necesitaban sus propios servidores informáticos o hardware en las instalaciones para utilizar las aplicaciones de software. Tendrían que instalar físicamente un CD en su computadora personal para usar el software. 

El problema es que mantener su propio hardware puede ser costoso y llevar mucho tiempo. Y puede limitar quién usa el software, ya que debe instalarlo localmente.

Desde una perspectiva de TI, el cloud computing cambia las reglas del juego. Los equipos ya no deben poseer y operar sus propios activos de hardware y software. En otras palabras, no necesitan una gran experiencia para configurar, mantener y asegurar sus recursos.

En cambio, trabajan con un proveedor de servicios en la nube o un tercero que aloja su software en servidores remotos donde almacenan y procesan sus datos. Estos servidores están alojados en centros de datos de todo el mundo.

El cloud computing puede ayudar a ahorrar costos de servicios de TI porque el proveedor mantiene y comparte servicios de sistemas informáticos entre múltiples organizaciones. Además, los equipos pueden acceder a sus servicios en la nube a través de Internet desde cualquier sitio, da igual dónde estén.  

En otras palabras, el cloud computing está impulsando todas las industrias. Optimiza los costos de TI, admite fuerzas de trabajo remotas y garantiza la movilidad y la colaboración entre los miembros del equipo.

Beneficios y ejemplos del software en la nube

Hay muchos beneficios para el cloud computing. No tienes que alojar, mantener, actualizar ni preocuparse por la seguridad de los datos de los servidores para sus aplicaciones de software. 

Tienes acceso a tus datos en tiempo real, siempre que lo necesites. Los costos suelen ser más bajos porque solo paga por alquilar espacio en los servidores alojados y puede escalar los recursos según lo necesite.

Los principales proveedores de servicios en la nube incluyen:

  • Amazon Web Services (AWS)
  • Google Cloud Platform 
  • Microsoft Azure
  • IBM Cloud
  • Oracle Cloud Infraestructure

Con el cloud computing, tú eres responsable de mantener cualquier aplicación que se ejecute en los servidores de terceros (es decir, Amazon AWS). El tercero mantiene los servidores físicos y el sistema operativo.

Entonces, ¿dónde entra el modelo SaaS en el cloud computing?

¿Qué es el software como servicio (SaaS)?

El software como servicio es un modelo de entrega de software en el que se otorga una licencia a un usuario para una aplicación de software basada en la nube. Se accede a la aplicación a través de Internet, lo que significa que el usuario no instala ni mantiene el software localmente.

La aplicación en sí se ejecuta en los servidores del proveedor de SaaS, lo que los hace responsables de la seguridad, el rendimiento y el mantenimiento de la misma.

Por lo general, las aplicaciones SaaS se licencian por suscripción. Las empresas pagan una tarifa mensual según el nivel de servicio y la cantidad de usuarios necesarios. De esta forma, un proveedor de SaaS le entrega y mantiene su aplicación a través de Internet, como un servicio.

Beneficios de un software SaaS

El software SaaS tiene muchos beneficios conocidos. Al igual que el cloud computing, es una forma rentable de tener acceso en tiempo real al software en cualquier momento. Múltiples usuarios de 10 a 10 000 pueden tener acceso al mismo software. Y, como usuario, no tiene que preocuparse por el mantenimiento del servidor.

También puede encontrar diferentes términos, como IaaS y PaaS, que significan Infraestructura como servicio y Plataforma como servicio, respectivamente. También involucran el cloud computing, pero ofrecen diferentes capacidades como servicio.

Entonces, se puede pensar en SaaS como una rama (o parte) del cloud computing. Es una licencia para acceder a una aplicación de software específica a la que se accede a través de Internet.

Nube frente a SaaS

Puedes ver que el cloud computing y un software SaaS están estrechamente relacionados, pero son términos diferentes.

Con el cloud computing, un usuario puede personalizar y administrar cualquier aplicación de software en un servidor alojado de forma remota por un tercero como AWS. Se le da acceso a sus datos en esos servidores a través de Internet.

Con SaaS, se paga una suscripción para acceder a una aplicación de software basada en la nube ya desarrollada a través de Internet. Usted no tiene la responsabilidad de mantener el software. Una desventaja del software SaaS es que puede perder algo de control sobre la administración y personalización de la aplicación.

Como se puede ver, la computación en la nube y SaaS trabajan juntos para brindar aplicaciones de software rentables y de fácil acceso para todo tipo de usuarios.

Últimos Artículos

Pide ahora una demostración GRATUITA de nuestro software

¡APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER!

Y recibe en tu correo todas nuestras novedades y nuevos artículos

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad